TIERRA DE BARDOS, CIERRA.
Pero yo no desaparezco. A partir de ahora podrás encontrarme en mi WEB OFICIAL DE AUTOR pinchando en la imagen inferior. Allí os ofreceré más artículos, noticias, reseñas y todo el contenido habitual en este blog.
¡Muchas gracias a todos por estos años juntos! Os espero en mi nuevo rincón:

A PARTIR DE AHORA PODRÁS ENCONTRARME EN MI WEB DE AUTOR

Alcander, de Luisa Fernández

Ya está aquí... Legados

jueves, 8 de noviembre de 2007

No sólo los perros lamen


Relato semifinalista en el Certamen Anual GrupoBúho 2007


Rasguños descosiendo la oscuridad, leves susurros en la noche, entremezclados con silencio, macerados en incógnita, en angustia.
Natalia tiene miedo; su pequeño cuerpecito, el de una niña de nueve años, se pone a temblar. El sonido es lejano, distante del mundo, pero tan presente que la menuda se estremece de pies a cabeza: la piel tiritando, en carne de gallina, las sábanas cubriéndola en un inocente ademán por protegerse. Trata de ignorarlo, recuerda las palabras de su madre. Son sólo sueños, cariño, le dice siempre que la pequeña la despierta para que la reconforte.
Así, hoy decide comenzar a ser mayor, no levantarse en busca de mamá y papá, decide hacer frente sola al pavor.
O casi sola. Junto a su cama está Justin, su fiel Golden retriever, el más leal de sus amigos. Se tranquiliza un poco al comprender que el perro nunca dejaría que nadie le hiciera daño.
-Tú me defenderás…- le susurra en la oscuridad.
Pero desliza la manita fuera de las sábanas, la deja colgar de la cama, buscando la caricia del amigo protector.
Aunque no percibe el calor del aliento de Justin, siente un lametón. Sí, ahí está, el amigo que nunca le abandonaría.
Y la noche pasa, y llega la luz del amanecer, pero ésta no trae la paz de un nuevo día.
Trae el grito demente de una niña…
…el terror en el rostro de unos padres…
…horror…
…locura.
***
-Dios, esto es esperpéntico- dijo el agente de la guardia civil.
-Lo sé. Estoy a punto de vomitar- le responde su compañero, en tanto observa, tembloroso, la leyenda escrita con sangre en el espejo.
En la pared de enfrente, esperando también la inspección de la policía científica, una visión aterradora, el cuerpo de un perro de raza grande, crucificado, empalado a la pared con cinco cuchillos de cocina.
La sangre, ahora seca, empapaba todo el suelo.
-Ni una ventana abierta, la llave echada por dentro y nada forzado… ¿cómo ha podido suceder esto?- comentó uno de los guardias civiles.
-Alguno de los padres, por supuesto- quiso sentenciar el otro.
-No, no puede ser- le cortó el primero.
-¿Por qué?
-Los padres y la niña… se los han llevado a un centro psiquiátrico. Los encontramos medio muertos, totalmente idos, locos por completo. La niña no hacía más que repetir lo que hay escrito en el espejo.
El agente señaló el reflectante cristal, el otro leyó en voz alta, pero vacilante.
-NO SÓLO LOS PERROS LAMEN.


© 2007 Javier Pellicer Moscardó

3 comentarios:

Lyra dijo...

Qué pánico de post... Increíblemente bien relatado, pero qué miedo...

josepat dijo...

bueno fa un poc de por viure en eixa casa eh?esta de pm el relato.un 10!!!

ladis dijo...

no vuelvo a leerte siendo de noche en un dia ya me he asustado 2 vezes y lo peor de todo esque el miedo que me has hecho pasar me ha encantado

Narración radiofónica de mi relato "Como hadas guerreras"