TIERRA DE BARDOS, CIERRA.
Pero yo no desaparezco. A partir de ahora podrás encontrarme en mi WEB OFICIAL DE AUTOR pinchando en la imagen inferior. Allí os ofreceré más artículos, noticias, reseñas y todo el contenido habitual en este blog.
¡Muchas gracias a todos por estos años juntos! Os espero en mi nuevo rincón:

A PARTIR DE AHORA PODRÁS ENCONTRARME EN MI WEB DE AUTOR

Alcander, de Luisa Fernández

Ya está aquí... Legados

viernes, 16 de octubre de 2009

Mi ranking de sagas fantásticas

____

Saludos una nueva semana, caminantes.
Hace unos días estaba revisando mi biblioteca particular y me dio por ordenar los libros por géneros. Al hacerlo, comprobé que de los más de trescientos libros que tengo casi la mitad correspondían a literatura fantástica (no os supondrá una novedad saber que es mi género preferido), algunos de los cuales aún tengo pendientes de leer. De los más de ciento treinta libros fantásticos la mayoría corresponden a sagas clásicas. Mientras las repasaba fui dejándome llevar por esos maravillosos mundos que un día me encandilaron, y sin pretenderlo realicé un top ten de mis sagas favoritas que hoy quiero compartir con vosotros.
Así que, como todo buen ranking, comencemos por el número 10:

10- ELANTRIS, de Brandon Sanderson: Una novedosa novela (primera parte de una saga que aún no tiene segundo libro, o al menos yo no lo he encontrado) muy original. Elantris es una ciudad llena de magia y esplendor, cuyos habitantes eran inmortales, y reverenciados por el resto de hombres como dioses. Cualquier mortal podía ser un elantrino si era tocado por la Transformación. Pero aquél don se convirtió un día en maldición cuando la Transformación se corrompió, creando muertos en vida. Muy recomendable porque se sale de lo común y está muy bien narrada.



9- LA SAGA DE LA FRACTURA, de Raymond E. Feist: El protagonista de los dos primeros volúmenes de esta saga es Pug, un huérfano del mundo de Midkemia, que es acogido por el mago Kulgan para ser su aprendiz al detectar en él un poder inmenso. El chico descubre un día un barco extraño, llegado de un mundo ajeno, Kelewan. Sus habitantes, los tsurani, han viajado a través de una fractura entre ambos mundos para esclavizar a los midkemios. Historia amena, con personajes reconocibles y que mezcla clásicos como los elfos, los enanos y la magia con elementos novedosos. Tiene una trama absorbente.



8- LA SAGA DE GERALT DE RIVIA, de Andrzej Sapkowski: He aquí una obra ejemplarizante sobre cómo adaptar los mitos clásicos de una zona (en este caso la Polonia del autor)a la literatura fantástica. Esta es una obra muy seria, que aúna las aventuras fantásticas con problemáticas del mundo actual. Se trata de una serie de libros que trata las aventuras del brujo Geralt de Rivia, matador de monstruos, cuya vida discurre entre su profesión,exterminar a las bestias que amenazan a los hombres, y la seguridad de que con cada criatura fantástica que elimina está destruyendo el mundo antiguo que le vio nacer. Fascinante su modo de narrar, atendiendo a los dialectos comunes de cada clase de sociedad (sin ahorrar en tacos y palabras malsonantes cuando son necesarias en los diálogos).



7- LA ESPADA DE FUEGO y EL ESPÍRITU DEL MAGO, de Javier Negrete: Primera y segunda parte de la saga dedicada al mundo de Tramórea. Siento predilección por este escritor, del que también destacaría Salamina. "La espada de fuego" y su continuación son ejemplos magníficos de cómo reinventar la fantasía épica. Grandes personajes, un mundo totalmente propio, alejado de cualquier tópico, y un ritmo vertiginoso con el que es imposible aburrirse. Y con sorpresas de esas que te dejan helado. El argumento gira en torno a un joven aprendiz de tahedorán(una especie de guerreros espadachines con el secreto de la aceleración) que debe luchar en una competición legendaria por conseguir el arma más magnífica de Tramórea: Zemal, la espada de fuego, que ha quedado sin dueño. Este es el punto de partida, pero el final de la saga promete ser algo fuera de lo común en la literatura fantástica. Totalmente imprescindible, y encima de un autor español.



6- CRÓNICAS DE LA DRAGONLANCE, de Margaret Weiss y Tracy Hickman: Clásico entre los clásicos, seguramente la saga más famosa tras "El Señor de los Anillos" (y con permiso de "Canción de hielo y fuego"). La trilogía de Crónicas es el inicio de la franquicia Dragonlance, que nació de un juego de rol de mesa. Quizás su calidad narrativa no pueda compararse a otras obras, pero sin duda los autores lograron crear unos personajes que están en la memoria de muchos, como Tanis el Semielfo, los hermanos Raistlin y Cáramon, el kender Tass, Flint el enano, o Sturm Brightblade. "Crónicas de la Dragonlance" gira alrededor de un grupo de amigos que, tras unos años separados en busca de los dioses que dejaron el mundo de Krynn, se reúnen de nuevo. A partir de entonces, se verán envueltos en increíbles aventuras que los llevarán a enfrentarse, finalmente, a la terrible diosa del mal Takhisis, que pretende volver al mundo. Clave en esta trilogía es la profundidad de los personajes, realmente complicados, en especial Tanis el Semielfo (con su personalidad partida por su origen mestizo) y Raistlin el mago (que arriesgó su propia salud para conseguir el don de la magia). Otra obra imprescindible, con escenas que se graban a fuego en la memoria.



5- EL ELFO OSCURO, de R.A. Salvatore: En esta ocasión no estamos ante una historia donde se decide el destino del mundo, sino ante una historia intimista acerca de un personaje, Drizzt Do'Urden. La peculiaridad de este joven guerrero es que vive en una sociedad malvada (los elfos oscuros son antagonistas de los elfos comunes, a los que odian), pero sin embargo él aborrece la maldad. Tiene principios, es valiente y generoso, lo que durante la historia lo enfrentará a su familia y lo obligará a huir de la ciudad enterrada de Menzoberranzan. Me encantó esta trilogía por la profundidad del personaje, porque a pesar de la angustia, no deja de defender sus principios.



4- LA ESPADA DE LA VERDAD, de Terry Goodkind: A esta novela ya le dediqué una entrada. Fue un auténtico descubrimiento para mí. De nuevo, estamos ante una novela que se sale de la norma. Una historia creada en un mundo original (sin elfos, enanos y otros tópicos), con elementos nuevos (como las confesoras o las morth sith, o el original sistema de magia), y que aúna el ritmo de la aventura con impactantes escenas. La historia gira en torno a Richard Cypher y Kalhan Amnell, el Buscador de la Verdad y la Madre Confesora, respectivamente, que deben encontrar el modo de derrotar a Rahl el Oscuro, a la vez que luchan por controlar lo que sienten el uno por el otro, por el bien de ambos (sobre todo de Richard).



3- CICLO PENDRAGON, de Stephen R. Lawhead: Entramos en el podio del ranking con mucha fuerza. Si existe un mito conocido por todo el mundo, ese no es otro que el mito del Rey Arturo. Entre la historia y la ficción, hemos visto decenas de adaptaciones, tanto en la literatura como sobre todo en el cine (cómo olvidar "Excalibur"). Pero lo que Lawhead nos ofrece con el Ciclo del Pendragon (concebido como trilogía, pero a la que luego se añadieron dos libros posteriores de menor calidad e independientes de la trama principal) es una recreación del mito artúrico llevado al máximo grado de realismo posible. Tanto es así que en ocasiones da la sensación de que estamos leyendo una novela histórica. La parte fantástica es más evidente en la primera parte, donde se fijan los orígenes de Merlín. Y lo que es la mayor licencia del autor se convierte a mi modo de ver en su mayor acierto: mezclar el mito de la Atlantida con la cultura celta de la antigua Inglaterra. La historia comienza con la madre de Merlín, Charis, una princesa atlante que junto a unos pocos escapará de la destrucción de su continente, para llegar a una Inglaterra en los últimos años de dominación romana. La trama corre en paralelo con el otro gran personaje, Taliesin, el mayor bardo de los mitos celtas, de quien se dice que no nació de padre alguno. Recogido por el hijo del jefe de un clan celta, Taliesin se convertirá en un gran druida, que finalmente, como Charis, abrazará la emergente religión cristiana. Este será el inicio de la historia, que continuará con el sobrenatural nacimiento de Merlín hasta el incierto destino de Arturo Pendragón. Personalmente es uno de los mejores libros que he leído jamás. Una obra seria y a la vez evocadora.



2- AÑORANZAS Y PESARES, de Tad Williams: Rozando el número 1 (lo cuál es mucho decir), se encuentra esta deliciosa saga, que contiene el que para mí es el mejor personaje de la literatura fantástica, Simón Cabezahueca. Es admirable cómo el autor retrata el viaje iniciático del personaje y su cambio, desde que sólo es un pinche de cocina hasta que se convierte en caballero. Aunque se trate de una saga extensa, con muchos personajes, yo me sentí devorado por la trama, de la que prefiero no decir nada, ya que no tiene desperdicio. Sólo diré que de nuevo estamos ante una historia con elementos originales fuera de lo establecido (aunque con claras referencias a civilizaciones antiguas que existieron en nuestro mundo). Una novela intensa, que mezcla la aventura, la intriga y los giros argumentales, además de una tierna historia de amor como trasfondo. Una obra merecedora del número 1. Aunque claro a ver quién puede con Tolkien.



1- EL SEÑOR DE LOS ANILLOS, de J.R.R. Tolkien: Supongo que era inevitable (y hubiera sido imperdonable por mi parte) que el número 1 fuera para la obra maestra de la literatura fantástica, la novela que me hizo querer ser escritor. ¿Y qué voy a decir de la obra de Tolkien, de quien ya se ha dicho todo? Realicé un ensayo sobre el autor que se puede consultar en este blog (mirad en etiquetas), así que no volveré a decir que la genialidad de este hombre estaba fuera de lo común, que inventó un mundo entero, con sus leyes, sus idiomas, sus civilizaciones, su historia (desde sus orígenes, y con todo detalle), sus héroes, sus criaturas... Tolkien ha creado icónos que serán imperecederos: cuando hoy en día alguien piensa en un mago, le viene a la mente la imagen de Gandalf, con su larga barba y su sombrero picudo. Tolkien cambió la imagen que se tenía de los elfos y los enanos hasta el punto de que ya no pensamos en ellos como eran antaño (los elfos diminutos duendes, los enanos criaturas tipo Gollum, en la tradición nórdica). Tolkien ha sido y siempre será la referencia de todos los que escribimos literatura fantástica. No tanto a la hora de tomar sus creaciones y adaptarlas a nuestros mundos (eso es lo fácil), sino a la hora de seguir su ejemplo de dedicación. Él fue el primero (al menos que yo sepa) en crear todo un universo propio, y a ello se dedicó durante toda su vida (incluso mientras luchaba en las trincheras de la Primera Guerra Mundial). Y lo que vivió está marcado a fuego en su obra, si se lee con atención (Saruman y Sauron representan la cultura de la guerra y las armas; los hobbits representan el amor a la naturaleza y la sencillez). Si me atreviera a ponerle un "pero" a Tolkien sería que, a mi modo de ver, no puso mucho énfasis en profundizar en sus personajes (Aragorn es el ejemplo más claro; en la novela siempre tiene asumido su papel de Heredero al Trono de Gondor, sin embargo en la película se nos muestran sus dudas. Un acierto de Peter Jackson). Pero para Tolkien lo más importante era la historia de la Tierra Media. Los personajes eran vehículos para contar su propia cosmología.
Ante tanta genialidad, sólo cabe inclinar la cabeza.



Y hasta aquí mi ranking. Algunos seguidores de la fantasía estarán pensando... ¿Pero dónde se deja este hombre sagas como "Canción de hielo y fuego" o "La rueda del tiempo"? La respuesta es clara: aún no las he leído (hay que diversificar un poco y tocar otros géneros). Como me ocurrió recientemente con "La Espada de la Verdad", quizás un día lea alguna de estas sagas que tengo pendientes y las meta en este ranking. Al menos eso espero, significaría que me han gustado.

Ahora os invito a que opinéis sobre vuestras sagas favoritas, y si estáis de acuerdo con mi lista.

Saludos a todos, caminantes.

11 comentarios:

Deusvolt dijo...

Bueno, pues yo estoy peor que tú, Javier. De todas las del ranking, la única que he leído es la obra de Tolkien "El señor de los anillos" y el Hobbit. Este último me gustó mucho y la saga me encantó, claro.
Creo que Tolkien tiene un rasgo del que no se habla mucho, tras capítulos densos repletos de nombres, historias, civilizaciones, que a mí, personalmente, me desesperan un poco, llegan escenas de gran belleza visual y poética, como cuando Gandalf llega acompañado de los jinetes montado en el caballo blanco. Creo que, en el fondo, el autor hace que el lector se esfuerce por subir una montaña para que, al alcanzar la cumbre, se quede prendado con la vista.
Un saludo y gracias por tu ranking, lo tendré en cuenta.

Javier Pellicer dijo...

Deusvolt: El Hobbit tiene una virtud en comparación con El Señor de los Anillos, y es que es mucho más ligera que su continuación. Lo que dices sobre la densidad de la obra culmen de Tolkien no deja de ser cierto, pero a la vez es el punto fuerte de la obra. Es cuestión de volcarse en la novela: si el lector se deja llevar, si el lector se adentra en la historia como si fuera partícipe, la grandilocuencia y la cantidad de datos se convierten en algo llevadero y embaucador. Yo lo sentí así cuando leí La Comunidad del Anillo hace años. Me convertí en un observador invisible de Frodo y compañía, casi se puede decir que padecí con ellos. Es la clave, Tolkien quiso describir en detalle un mundo, para que cualquiera pudiera convertirse en explorador de la Tierra Media.
Y también cierto lo que dices sobre las escenas esplendorosas. A la que mencionas, en la batalla del Abismo de Helm, yo sumaría el que para mí es la escena más intensa de la literatura, al menos en mi caso: la última cabalgada de los Rohirrim, cuando cargan contra los orcos durante el asedio a Minas Tirith. La fuerza, la rabia de los Rohirrim al cabalgar, invocando a la muerte, la descripción de la cabalgada de su rey Theoden, es algo que no he vuelto a vivir leyendo un libro. Sólo de pensarlo se me ponen los pelos de punta. Maravillosamente, Peter Jackson supo adaptar ese pasaje a la pantalla grande, y también nos dejó un momento épico.

Saludos, Deusvolt, y no temas echar un ojo a cualquiera de los libros del ranking, te aseguro que hay muy buenos libros.

Marta Abelló (martikka) dijo...

Yo he leído El hobbit y por supuesto El señor de los anillos (además de ver las tres películas dos veces -y no descarto una tercera-). He leído la primera parte de la saga de George R.R.Martin (no te la pierdas) y tengo tres volúmenes de una saga llamada El señor del tiempo que leí sobre los 18 años y me gustaría releer. De los otros libros que citas algunos los conozco pero no los he leído, pues diversifico mucho mi lectura, pero claro, ten por seguro que también me gustará leer en cuánto tenga ocasión. Gracias por este interesante recopilatorio.

Javier Pellicer dijo...

Hola, Marta!!
Yo también he visto varias veces la trilogía de películas de El señor de los anillos (y encima las versiones extendidas, en plan maratón).
He oído las maravillas que hablan de las novelas de Martin, aunque yo comencé a leerla y veía un ritmo demasiado lento. Aparté su lectura hace unos meses y aún no la he retomado.Ahora que estoy reseñando para diversos medios, me interesa variar mi lectura, como bien dices.
He leído El señor del tiempo. No me encantó, aunque el final es bastante espectacular. La historia en general me dejó un poco a medias, por eso no lo incluí en el ranking.
Un saludo!!!

Proyecto de Escritora dijo...

Pues solo conozco dos de las sagas, y casi hasta me da verguenza, porque una es la archi conocida: el señor de los anillos, y la otra es por la serie de televisión que echaron hace poco (y que me gustó mucho), así que poco ranking puedo hacer yo de este género...
Pero me parece muy bueno para aprender.
Un beso!!

Javier Pellicer dijo...

-Proyecto de escritora, te refieres a la serie "La leyenda del buscador", basada en parte en "La Espada de la Verdad". Si te gustó la serie, te recomiendo que no te pierdas la novela, es infinitamente mejor (la serie está entretenida).
Besos!!!

MiánRos dijo...

De los libros que enumeras coincido con los compañeros comentaristas: solo he devorado (deleitado, sin parangón) la saga, El señor de los anillos, El hobbit y El elfo oscuro (pero solo el libro I), y, aunque me encanta la fantasía no he leído tanta como me hubiera gustado; he diversificado de género, ¿entiendes, no? Sin embargo de la fantasía que ha pasado por mis ojos decirte que detrás del Tolkien, pero en el mismo escalón, está Ursula K. Le Guin y su insuperable saga, Historias de Terramar (V novelas del mago Ged), novelas que revolvieron el interior de mi cabeza para tomar la determinación que me faltaba y timonear mi prosa en esa dirección.
También mi bolsillo apostó por escritores españoles: Santiago García Clairac, y su saga, El ejército negro y Laura Gallego y sus Memorias de Idhún (el tercer libro se me atragantó bastante). Elminster La forja de un mago, de Greenwood no estuvo mal, y la saga Eragón tampoco me dejó mal sabor de boca aunque prefiero, y a todas luces, Tolkien y Ursula (of course), sobre todas las cosas.
Toma nota de tus recomendaciones para futuras lecturas por el orden que mandas.
Un saludo Javier.

Javier Pellicer dijo...

MiánRos: Las sagas que nombras son geniales también. El ciclo de Terramar podría haber estado en mi ranking perfectamente, pero ¡ay!¡sólo son diez puestos para muchas obras que me gustan! Pero sí, Terramar es un clásico imprescindible. El elfo oscuro... te recomiendo que acabes la trilogía (si te gustó la primera parte), porque va in crescendo. De Laura Gallego puedo contarte una curiosidad: es casi vecina mía (o lo fué). Ella nació en un pueblo muy cercano al mío, aunque ahora ya no vive allí. No la conozco personalmente, pero tiene mucha clase. Memorias de Idhún es una buena saga, aunque hay cosas que me chirrían y me parecen poco realistas (¿una chica enamorada por igual de dos personas diferentes? No me parece muy realista, la verdad), sin embargo es una muy buena historia. La tercera parte es quizás demasiado larga, la segunda fue para mí la mejor porque se nota una progresión inaudita en la narración de Laura. La de Elminster la tengo pendiente, al igual que otras de Reinos Olvidados, lo que pasa es que son muy tópicas al basarse en el juego de rol y sus normas. Eragon es una muy buena saga, un tanto juvenil pero muy interesante.
Como ves, hay tanta literatura fantástica que obviamente cada uno tenemos nuestras preferencias. ¡Pero todas son buenas!
Un saludo, amigo.

MiánRos dijo...

Creo que coincidimos en la lectura que hacemos de Memorias de Idhún:
"(¿una chica enamorada por igual de dos personas diferentes? No me parece muy realista, la verdad)".
Dentro de que me gusta la narrativa de Laura Gallego pienso que el problema en este libro no radica si está enamorada de dos personas diferentes(estamos en un mundo de fantasía, puede ocurrir cualquier cosa), pues llegado el caso podría suceder. A mí se me atragantó esta novela III casi desde el principio, porque la historia se centra casi en exclusiva en el amor de Victoria hacia esas dos personas relegando a un segundo plano el resto de mini historias y la trama central en sí. Sinceramente me pareció demasiado infantil (y cansina)... Sin embargo en los libros, La Resistencia y La Triada, I y II de la misma saga, no redundó en exceso en los idilios de los dos muchachos, aunque yo también hubiera suprimido reiterados escarceos que a mi parecer sobran en algún determinado tipo de pasajes. A pesar de... y te voy a revelar algo que me ronda por la cabeza cuando contemplo la venta de esta saga de la escritora Laura Gallego (más de 300.000 ejemplares vendidos), ¿será su éxito debido a su narrativa?, o ¿este tipo de culebrón entre adolescentes al igual que ocurre con la saga Crepúsculo (reventando ventas) tira, y mucho?; para mí que el morbo se sostiene en quién se lleva el chico o la chica, el besito y meras sandeces... y ¡amigo! eso vende. Lo tienes en las fuertes audiencias de la programación de televisión; programas rosas y marujeos varios son los de mayor seguimiento...
Bueno, pues nada, lo dejo aquí que me empiezo a irritar.
Un saludo, Javier.

Javier Pellicer dijo...

Sinceramente, MiánRos, yo sí creo que no es realista que una mujer se enamore de dos hombres a la vez y con la misma intensidad. Ojo, hablo de enamorarse. Puede ocurrir que esté enamorada de uno y le atraiga físicamente el otro, pero eso de compartir el amor a medias, de "ahora voy con uno y luego con el otro, y aquí no pasa nada", eso me parece irreal y más fantástico que la trama de la saga. Hay reglas invariables incluso en la fantasía: aunque sea fantasía, debe basarse en conceptos reconocibles, en especial en cosas tan básicas como las relaciones entre personajes; da igual que estemos en un mundo imaginario o en el nuestro, el amor se comporta del mismo modo, como debe hacerlo el miedo o el odio. Lo que pasa es que eso de que la personaje principal pueda estar con el chico bueno y el rebelde a la vez es el sueño de cualquier adolescente, y Laura Gallego juega muy bien con ese concepto. A las adolescentes les encanta la idea de que el chico bueno las protegerá y les dirá "te quiero" y el chico rebelde, aunque las hará sufrir, les "dará caña". No es una crítica o burla a los adolescentes, yo también lo he sido. Pero todos sabemos que en esa edad las hormonas nos juegan malas pasadas. Entendámoslo así: la mayor debilidad de la historia es a la vez su fortaleza, ya que atrae a un gran número seguidoras (de esos 300000 lectores, la mayoría son chicas).
A la vez, creo que Laura es una gran escritora que ha evolucionado mucho. El salto cualitativo (narrativo) de la primera parte a la segunda es magistral. Aunque no estoy de acuerdo cuando dices que la primera y la segunda parte tienen menos romance, creo que la historia de amor impregna por igual toda la saga (y sí, en ocasiones es muy empalagosa): que si Jack está cada dos por tres exigiéndole a Veronica que decida entre los dos chicos, que si Veronica quiere complacerlos a los dos, que si el Kirtash se enrolla con otra pero quiere a Veronica... culebrón, como bien dices.
Y aciertas clamorosamente cuando achacas el éxito de la saga al morbo de la relación a tres bandas. La saga está dirigida a ese público adolescente en plena edad hormonal, tal y como hace Crepúsculo y otras (por cierto, estoy harto de tanto vampiro metrosexual. ¡Los vampiros tienen que dar miedo!). Si yo leí Memorias de Idhun fue por que me llamó la atención que la autora fuera valenciana como yo (y, como digo, de al lado de mi pueblo). No me arrepiento de haberla leído, fue por momentos muy entretenida, aunque, como digo, un tanto melosa para mi gusto (será por la edad, digo yo).
Saludos, amigo!!

HijaDeLosEspinos dijo...

¡Hola! Pues yo puedo decir que he leído varias de las sagas: El Elfo Oscuro (la primera Trilogía); Las Crónicas de la Dragonlance; La Espada de Fuego y co. (aunque el último libro me pareció una... bueno, una fumada un tanto extraña del autor que no me gustó nada) y por último, mi favorita: La Saga de la Fractura. Es una auténtica obra maestra, me bebí las dos Sagas, de tres libros bien hermosos cada una, y me entusiasmó. Absorbente, rica, divertida y apasionante... Me encanta, jejeje.
Y contrario a lo que le pasa a casi todos, aún me estoy peleando con La Comunidad del Anillo, aunque las pelis si que me las he tragado y me gustan, ¡jejejeje!
¡¡Un saludo!!

Narración radiofónica de mi relato "Como hadas guerreras"