TIERRA DE BARDOS, CIERRA.
Pero yo no desaparezco. A partir de ahora podrás encontrarme en mi WEB OFICIAL DE AUTOR pinchando en la imagen inferior. Allí os ofreceré más artículos, noticias, reseñas y todo el contenido habitual en este blog.
¡Muchas gracias a todos por estos años juntos! Os espero en mi nuevo rincón:

A PARTIR DE AHORA PODRÁS ENCONTRARME EN MI WEB DE AUTOR

Alcander, de Luisa Fernández

Ya está aquí... Legados

domingo, 10 de abril de 2011

Reseña del cómic "Prisionero en Mauthausen", de Cosnava y Carbos

___

Saludos, caminantes. Esta semana os quería ofrecer la reseña de un cómic de altura, "Prisionero en Mauthausen", del guionista Javier Cosnava y el dibujante Toni Carbos. Esta reseña parte de un artículo más extenso que hice para H-Horror, así que queréis una información más ampliada, con más imágenes y con las declaraciones de los autores en exclusiva, sólo tenéis que pinchar AQUÍ. Espero que os guste.
Y, antes de dejaros la reseña, os adelanto que en unos días os hablaré de la magnífica presentación a la que asistí ayer, y os acercaré mis opiniones sobre el libro más hermoso que he tenido jamás entre mis manos: "La hora del recreo". Para abrir boca, os dejo el enlace de la web del libro: http://www.fundacion.telefonica.com/es/pronino/lahoradelrecreo/index.htm , y os dejo la portada por si queréis adquirir el libro. Os aseguro, con la mano en el corazón, que no os arrepentiréis.

_________

Prisionero en Mauthausen. Cosnava y Carbos.

El seguidor habitual de Javier Cosnava no esperará encontrar en su nuevo trabajo, "Prisionero en Mauthausen" (Edicions De Ponent), otra cosa que no sean los temas que habitualmente trata el autor catalán (aunque afincado en Asturias). No resultan extrañas por tanto las semejanzas entre este cómic y su más reciente novela, "Diario de una adolescente del futuro" (Illarion). Aquella transcurría en el futuro, "Prisionero en Mauthausen" en cambio se asienta en el pasado, pero en el fondo hablan de lo mismo: la manipulación. El gobierno mundial despótico y los rebeldes (tan débiles de voluntad como sus opresores) de "Diario" se convierten en el ejemplo más claro de propaganda y crueldad, el régimen nazi. Bajo mi punto de vista, ambas obras se complementan, en tanto "Prisionero en Mauthausen" demuestra claramente que aquella sociedad distópica que él imagino para su novela ya ha existido. El mensaje final de Cosnava, el leiv motiv de todas sus obras hasta la fecha, es que estemos atentos y no dejemos que se repita.

El cómic narra los recuerdos de un hombre atormentado, Juan Placambó, un miembro de la resistencia contra el nazismo, un "rojo" español. Junto a su mejor amigo, el poeta Miguel Hernando (homenaje a nuestro genio Miguel Hernández), urde un plan para infiltrarse entre los alemanes y asesinar a un alto mando nazi, Paul Winzer. Pero Juan no es lo que parece ser: su alma es mucho más negra de lo que Miguel Hernando puede imaginar. Cuando su pistola ya apuntaba a la cabeza de Winzer, su mano se vuelve hacia su amigo y lo traiciona. Su recompensa (no esperada, por supuesto) será la inmediata reclusión en el campo de concentración de Mauthausen, junto a otros seis mil españoles. Allí será la cobaya de un experimento psicológico centrado en la culpa y, donde sin que Juan lo imagine, Winzer intentará quebrar su voluntad hasta, primero, transformarlo en un monstruo y finalmente en un despojo humano que se odia a sí mismo, y sin posibilidad de redención. Los motivos, los verdaderos motivos, sólo Winzer (y Cosnava) los conoce.
Tenemos pués una novela gráfica dura,muy dura, pero que además hace gala de esos magníficos giros argumentales sorprendentes que tanto le gustan a Cosnava, y que ya dejó con la boca abierta a más de un lector de su "Diario de una adolescente del futuro", entre los que me incluyo. El guión está hurdido con una perfección casi absoluta, dejando para el final dos sorpresas brutales y que harán recapacitar al lector sobre las verdaderas dimensiones de la manipulación a la que es sometido el personaje de Juan Placambó. Y, una vez más, como en otras obras de Cosnava, el autor deshilvana su historia sin entrar en dogmatismos de "buenos y malos". Javier prefiere que sea el lector el que enjuicie lo que él, simplemente, muestra.
Los dibujos de Carbos encajan como un guante dentro del guión de Cosnava. Se nota que no es la primera vez que coinciden (han ganado 26 premios de cómic). Entre otras, han colaborado en los álbumes "Mi heroína" (Dibbuks) y "Un buen hombre" (Glénat), ésta última junto a otros diez ilustradores. Las ilustraciones (algunas a página completa), son sencillas pero impactantes, certeras como un puñetazo por sorpresa. A pesar de lo que pudiera parecer a priori, la narración visual no se regodea en las escenas más escabrosas (aunque tampoco escamotea imágenes terribles). Basta con un golpe, con una viñeta, para trasladar todo el horror que guionista y dibujante pretenden mostrar. La verdadera violencia, el horror auténtico, se muestra a través más de escenas de corte psicológico. Se ahonda en el dolor emocional, no tanto en el físico. Destaca además el, valga la redundancia, monocromático uso del color: las primeras páginas de la narración corren en tonos blancos y grises; cuando Juan es trasladado al campo de prisioneros, estalla el azul gracias especialmente a esos ya famosos pijamas de rayas. Las pocas combinaciones de colordurante las páginas dedicadas a la narración, siempre de tonoas apagados, afianzan la impresión que causa en el lector. 
Además, hay mucha parte textual en la novela gráfica, sin duda debido a la faceta de escritor de Cosnava. Estremecedor el momento en que describe el viaje en tren de los prisioneros españoles, en aquel famoso Convoy 927. El guionista no nos permite en ningún momento olvidar que estamos ante sucesos que ocurrieron realmente. Algunos personajes son o están basados directamente en personas reales: Paul Winzer fue miembro de las SS, dirigente de la embajada alemana en Madrid y director del campo de concentración nazi de Miranda de Ebro; Faust Dietrich zur Linde se llamó en realidad Frank Ziereis, y fue el comandante del campo de Mauthausen, responsable de la muerte de cientos de miles de personas; también Miguel Hernando existió, es el homenaje de Cosnava al genial poeta Miguel Hernández, reconocido escritor antifascista (su implicación con la lucha contra los nazis, como se comenta en el cómic, es ficción).
En resumen, "Prisionero en Mauthausen" es una novela gráfica que bién merece ese apelativo, en tanto nos narra una historia poderosa, ambientada en unos sucesos terribles, y que además se adentra en la cabeza del lector con mayor fuerza gracias a las poderosas ilustraciones de Toni Carbos. Con sorpresas finales, esta obra es mucho más que otra historia de nazis: es una historia de propaganda, manipulación y culpas. Es una historia Made in Cosnava.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mil gracias, compañero. Pongo enlace al facebook a velocidad de relámpago!

COSNAVA

Isabel Romana dijo...

Magnífica reseña, javier. Yo me quedé ayer sin asistir a la presentación del libro "La hora del recreo", pero otros amigos que asistieron coinciden contigo plentamente. Y, además, los beneficios del libro para para un proyecto solidario.
Muchísimas gracias por tu visita ayer a la caseta donde estuve firmando. Me encantó que vinieras (y también tu amiga). Y muchísimas gracias por traerme el ejemplar de la revista Ilike, donde viene la entrevista que me hiciste con la caricatura de Pablo Pino. ¡Está genial! Un abrazo fortísimo.

Javier Pellicer dijo...

-Anónimo: "¿Es un avión? ¿Es un rayo? ¡No, es Javier Cosnava! XD

-Isabel: Lo único que me sabió mal era no haber podido quedarme un ratito charlando contigo, pero así son las cosas en las ferias. No te lo dije, pero la revista era un regalo de cumpleaños con un poco de retraso. Y en cuanto al libro "La hora del recreo", sólo diré que es una auténtica joya que todo el mundo debería tener en casa y enseñárselo a sus hijos para que tomen conciencia y valoren lo que tienen. Un abrazo, amiga!!

Kericolo dijo...

La verdad es que yo no soy una gran aficionada al comic, pero he de reconocer que por lo que cuentas debe de ser muy interesante...Tal vez me anime a probar...Buena reseña.Un saludo

Narración radiofónica de mi relato "Como hadas guerreras"