TIERRA DE BARDOS, CIERRA.
Pero yo no desaparezco. A partir de ahora podrás encontrarme en mi WEB OFICIAL DE AUTOR pinchando en la imagen inferior. Allí os ofreceré más artículos, noticias, reseñas y todo el contenido habitual en este blog.
¡Muchas gracias a todos por estos años juntos! Os espero en mi nuevo rincón:

A PARTIR DE AHORA PODRÁS ENCONTRARME EN MI WEB DE AUTOR

Alcander, de Luisa Fernández

Ya está aquí... Legados

domingo, 28 de marzo de 2010

Número 5 de Ilike magazine - Entrevista a Blanca Miosi

____

Un saludo a todos, caminantes.

En la entrada de esta semana os anuncio que ya podéis conseguir en papel y en descarga directa el quinto número de la revista Ilike magazine, con la que sabéis ya que participo.



Este mes he entrevistado a Darío Vilas, creador de la web amiga H-Horror y autor del libro Imperfecta Simetría, con una magnífica caricatura del ilustrador Pino. También he reseñado dos novelas: El libro de Angelina, de Fernando Figueroa Saavedra, y Tengo una pistola, de Enrique Rubio.
Y, por supuesto, continua mi novela La Sombra de la Luna, con los capítulos 2 y 3, que presentan al otro personaje protagonista de la novela: Eduardo, un escritor de éxito pero completamente infeliz, y que está a punto de verse envuelto en los misterios de la ciudad de Amalgama.
La descarga de este nuevo ejemplar de la revista podéis realizarla desde el siguiente enlace, totalmente libre de virus: www.ilikemagazine.com/descargas/revista/ilikemagazine_numero5.zip

Si aún no habéis leido el anterior número (el de mi debut), podéis descargarlo en el enlace situado un poco más arriba o pulsando aquí.

Para completar esta entrada, os dejaré con la entrevista que realicé en el número 4, protagonizada por la maravillosa Blanca Miosi. Como novedad, os ofrezco la entrevista completa, con las preguntas que no tuvieron cabida en la revista por falta de espacio, y adornada por la magnífica caricatura del dibujante Pino.

Espero que la disfrutéis.

____

Entrevista a Blanca Miosi

Por Javier Pellicer (Revista ilike)


Blanca Miosi nació el Lima, Perú, y actualmente reside en Caracas, Venezuela. Puedo asegurar que es una persona de trato agradable, comprometida con su trabajo e incansable hacedora de amigos. Aunque tengo el placer de conocerla gracias a su faceta de escritora, Blanca trabaja alternativamente como diseñadora de moda en su taller de alta costura.
De sus novelas prefiero que hable ella misma, pero cabe destacar que no estamos ante una primeriza, sino ante una autora consolidada, con un publico fiel (y creciente) entre el que me encuentro. Con “El pacto” inició su andadura oficial como escritora, a la que siguió “La búsqueda” y, más recientemente, “El Legado, la hija de Hitler”, novela en la que nos cuenta una versión alternativa (y ficticia) de la cara más oscura del Tercer Reich, así como una saga familiar que llegaría hasta nuestros días.
De sus libros, y muchas otras cosas, me dispongo a hablar con ella.


Javier Pellicer: —¿Y si Hitler hubiese tenido descendencia? Ese parece el planteamiento inicial de “El Legado. La hija de Hitler”. ¿De dónde surgió la idea?
Blanca Miosi: —La idea surgió cuando me hice esta pregunta:¿Qué hubiera sucedido si Hitler hubiera tenido una hija? Probablemente nada. Ella a su vez habría tenido descendencia y es posible que hoy tuviese un apellido diferente. Pero, ¿qué hubiera sucedido si la sangre de Hitler se hubiera mezclado con la de un hombre que llevaba tras de sí la promesa de que aquello jamás debería suceder? La respuesta entonces da lugar a una historia fascinante.

J.P.: —La idea de que el Tercer Reich de Hitler estuvo mezclado con asuntos esotéricos y ocultistas tiene muchos defensores. ¿Crees realmente en estas teorías?
B.M.: —La historia de Hitler y su Tercer Reich está plagada de leyendas. Pienso que se debe a que para la gente es inconcebible que durante su gobierno se hubiesen cometidos tantos actos de barbarie sin un justificativo válido. La idea de que las ciencias ocultas tuvieron mucha responsabilidad en sus decisiones resta un poco de culpa a sus seguidores, de ahí que en la posguerra haya surgido tanta literatura “hitleriana”, en la que se tocan temas tales como el estudio de su mentalidad, el esoterismo que lo rodeaba, sus aberraciones sexuales para hacerlo pasar por un desquiciado, sus manías, y un largo etcétera. Yo particularmente creo que él fue un hombre que llegó al poder en Alemania como lo hacen la mayoría de los que tienen cierta influencia sobre los demás, basándose en una oratoria que consiste en decir lo que los pueblos desean escuchar. Hoy en día existe el mismo fenómeno en muchas partes del mundo.



J.P.: —Las ansias de notoriedad de Hanussen, y lo que ello le comporta en los años posteriores, es la otra baza en los inicios de la novela. Entiendo que se trata de un personaje apasionante, como Aleister Crowley, pero del que se conoce poco sobre sus últimos años. ¿Fue complicado entretejer lo real y lo ficticio para llenar las lagunas?
B.M.: —Erik Hanussen fue un hombre definitivamente extraño. Tomando en cuenta que fue un mago de circo, y que llegó a ser tan cercano al hombre más poderoso de Alemania, puedo decir que es un personaje de novela. No solo ayudó a Hitler a obtener poder; según la historia real, tuvo las agallas de enfrentársele. Sólo por ese motivo ya merece un tratamiento especial. Aleister Crowley fue un brujo, tenía una secta, fue expulsado de Italia por Mussolini y tenía serios motivos para enfrentar el régimen fascista. Se ha dicho que Churchill hizo uso de toda clase de ayuda terrena y divina para exhortar a los ingleses a mantener su moral en alto, y que es probable que haya utilizado sus servicios. Un personaje que jugaba a la perfección con la época en la que transcurre la novela.

J.P.: —Adolf Hitler es sin duda el personaje “gancho” de “El Legado”. Nos muestras una cara inédita (no sabemos si real) del dictador más odiado de todos los tiempos, un lado tierno, humano. Háblame un poco de eso.
B.M.: —Sabes que estaba un poco hastiada de ver la figura de Hitler estereotipada. Tú al igual que yo, sabemos que en el cine que se ha hecho de él más parece el alter ego de Charlie Chaplin, que el dictador con mucho poder que fue. Lo imaginé desde un punto de vista diferente, un hombre con ansias de poder, cómo no, pero también un ser humano con defectos, como cualquier otro, sin embargo, inteligente, bastante más culto de lo que la mayoría cree, susceptible de enamorarse, y de llegar al sacrificio por Alemania.

J.P.: —Creo que te lo comenté en una ocasión. Me fascina la descripción que haces del ocultismo. Hablas de que el poder verdadero reside en los secretos: los propios, que debemos esconder, y los ajenos, que hay que descubrir. ¿Crees que se puede aplicar al mundo real?
B.M.: —La palabra ocultismo lo dice todo. En realidad, pienso que cuanto menos sepan tus planes, puedes manejarte mejor. Hablo de tus planes reales, no de la propaganda, o la publicidad. El mundo sólo debe saber lo que tú deseas o te convenga que sepan de ti. Por otro lado, ¿no te has fijado que las religiones basan su poder en los misterios? El hombre tiene tendencia a venerar lo desconocido. La religión católica fue más lejos: si quieres ser bendecido, debes primero confesarte. ¿De cuántos valiosos secretos pudo ser y es depositaria la Iglesia?

J.P.: —El tratamiento de los personajes en “El Legado” merece un comentario. Profundizas mucho en sus personalidades y, sobre todo, los humanizas hasta hacerlos cercanos, a pesar de los extraordinarios acontecimientos. ¿Hay alguno con el que te sientas más identificada?
B.M.: —Precisamente identificada, no, pero Justine Bogdanovich merece un tratamiento especial. No es el prototipo de mujer hermosa que abunda en las novelas, es una mujer de más de cuarenta años, pasada de peso, cuyo encanto reside en su inteligencia, su lealtad, y especialmente en que a ella no le interesaba ni la riqueza ni el poder. Por lo tanto es una mujer sin precio. Sus cualidades no están a la vista, son las que quisiéramos tener pero no nos atrevemos.

J.P.: —La historia cuenta con momentos muy emotivos. ¿Los abordas dejándote llevar por la emoción, o prefieres mostrarte lejana?
B.M.: —No podría escribir sin derramar lágrimas en algunos momentos, o de reír, e inclusive de sentir indignación.

J.P.: —Aunque tu primera obra, “El pacto”, fue una historia con tintes muy intimistas (casi filosóficos), las dos siguientes las has dedicado a la Segunda Guerra Mundial, ya sea totalmente o en parte. Imagino que eso tendrá mucho que ver con el hecho de que estás casada con un superviviente de aquel conflicto.
B.M.: —Estás en lo cierto. “La búsqueda” está basada en la vida de mi esposo, aunque hay ciertas partes —me refiero muchos años después de la posguerra, allá por los años setenta—, que fueron cambiadas, porque no quería incluirme en la novela.

J.P.: —En esta parte de la entrevista es cuando comienzo a meterme en tu vida personal. Ríñeme si me paso de la raya. ¿Cómo conociste a tu marido? Mucha gente no comprenderá que estés casada con alguien mucho mayor que tú.
B.M.: —Lo conocí en Lima, Perú, hace ya muchos años, una amiga me lo presentó, y me fascinó desde que lo vi al piano, entregado a la música. Él tenía cuarenta y cinco y yo veintitrés. Creo que congeniamos porque Henry siempre ha tenido un espíritu muy juvenil, y yo, en cambio, era bastante madura.

J.P.: —Tengo entendido que tu marido estaba tan encandilado con tu forma de escribir que te obsequió con la co-edición de tu primer libro publicado.
B.M.: —Ja, ja, ¡Henry siempre va a estar encandilado con lo que yo haga! Él pensaba que era la mejor escritora del mundo, leyó “El pacto” como diez veces y dijo que merecía que todo el mundo se enterase de que yo era escritora.

J.P.: —Tu madre fue muy importante en tu decisión de ser escritora. Cuéntame un poco la historia de la autobiografía.
B.M.: —Veo que sabes algunas cosas de las que no suelo hablar... La última vez que vi a mamá fue durante una visita que hizo a Venezuela. Dijo que estaba escribiendo su autobiografía. Conversábamos en la terraza, recuerdo, ya en el atardecer, y le pedí que me contase su vida a partir de los nueve años. No sabría decir por qué elegí esa época. Me enteré de cosas increíbles, hasta llegar al tiempo en que yo ya podía recordar. Un año después ella falleció en Perú. Viajé para mi última despedida, y traje la autobiografía inconclusa, se había quedado en la parte cuando cumplía nueve años. De eso ya hace diez. Empecé a escribir un año después de su muerte, cuando tuve el valor de leer su obra y admirar su prosa.

J.P.: —¿No te apetecería concluir esa autobiografía y publicarla?
B.M.: —Lo he pensado, sí, y tal vez algún día lo haga.

J.P.: —¿A qué escritor te gustaría conocer personalmente?
B.M.: —Creo que sería fascinante conversar con Mario Vargas Llosa.

J.P.: —Blanca Miosi y su mundo (http://blancamiosiysumundo.blogspot.com) es el nombre de tu blog en internet. Cuéntale a los lectores de ilike qué se pueden encontrar en tu rincón personal.
B.M.: —En mi blog escribo artículos relacionados con el mundo de la literatura, desde entrevistas que hice a otros escritores, como Vázquez-Figueroa, Rosa Montero, José Manuel García Marín, o Arlette Geneve, pasando por comentarios de libros que he leído, y por supuesto, algunos de los cuentos que de vez en cuando escribo. También hablo del mundo virtual, de los foros literarios, los temas son variados.

J.P.: —¿Ya sabes cuál va a ser tu próximo proyecto? ¡Danos una primicia!
B.M.: —Mi próxima novela ya está en manos de mi agente, Antonia Kerrigan: Dimitri Galunov. El protagonista es un niño que escucha una voz que es la que dirige su vida. Lo acusan de quemar a su familia y lo encierran en un manicomio. Así empieza la historia.



J.P.: —Siempre se ha dicho que en el mundo literario existe mucho egoísmo y no menos envidia. Sin embargo, puedo dar fe de que tú no muestras reservas a la hora de aconsejar y apoyar a quienes aún no han alcanzado su objetivo de publicar. ¿Qué consejo le darías a los escritores que empiezan a plantearse la aventura de publicar?
B.M.: —Les diría que tomen la escritura con pasión. No existen términos medios cuando se escribe. Los que piensan que es fácil están equivocados, escribir requiere práctica diaria, lectura constante, y responsabilidad por lo que se cuenta. Pero sobre todo: corregir, corregir y corregir. Sólo si se hace un trabajo a conciencia se puede empezar a pensar en la publicación.

J.P.: —Cuéntanos qué se siente al ver una de tus novelas publicada.
B.M.: —Mucha satisfacción, es como ver el resultado de mucho esfuerzo finalmente hecho realidad. Me emociona saber que habrá personas leyendo lo que he escrito.

J.P.: —La mayoría de escritores descubren su vocación a muy temprana edad. ¿Ha sido éste tu caso?
B.M.: —No. Yo me considero una buena lectora, casi compulsiva, pero nunca me imaginé que podría escribir una novela. Mi decisión fue tardía, pero tal vez tenía que ser así.

J.P.: —He dejado para el final la pregunta del millón: ¿El escritor nace, o se hace?
B.M.: —Creo que el escritor nace. La técnica se aprende.

J.P.: —Blanca Miosi, me ha encantado charlar contigo. Muchas gracias.
B.M.: —Y para mí ha sido un placer responder a tus preguntas, Javier. Quiero saludar a los lectores de esta naciente revista, y agradecerles por haber prestado atención a la entrevista, para mí es un privilegio estar entre tanto talento artístico, y a ti, Javier, muchísimas gracias por la oportunidad.

11 comentarios:

g.l.r. dijo...

Fenomenal trabajo, Javier, como siempre. Blanca es un ejemplo. Es cariñosa, cercana, humilde...Un ejemplo, desde luego.
Un abrazo.

Víctor Morata Cortado dijo...

Estupendo, Javi. Magnífico. Te felicito por este número y el anterior. Tu participación hace que resalte la revista (sin desmerecer al resto de colaboradores, claro).Las ilustraciones de Pino son una maravilla. Un abrazo.

Luisa dijo...

Hola, Javier.
Me ha encantado la entrevista a Darío Vilas y me ha sabido a poco el capitulo de la novela. Me quedo con ganas de más. Imagino que eso lo dice todo.
Espero que la novela que te traes entre manos vaya viento en popa.

Un abrazo.

Javier Pellicer dijo...

-g.l.r.: Gracias, compañero. Pues sí, Blanca es una bellísima persona de la que se puede aprender mucho. Que todos los que la conocemos pensemos igual es sintomático. Un fuerte abrazo.
-Víctor: Me halagas, colega. La verdad es que es una gran satisfacción participar en la revista. Otro fuerte abrazo para ti.
-Luisa: Como diría el Rey, me llena de orgullo y satisfacción tu comentario. No hay nada más bonito para un escritor que le digan que se quedan con ganas de más. ¿La nueva novela? De momento creo que va genial. He acabado un primer borrador y ahora quiero dejarla un tiempo "en reposo", para volver sobre ella con una primera revisión. Dejarla a punto será un camino largo porque quiero que quede perfecta (o lo más perfecta que pueda en mi caso). Nada de prisas. Besos, amiga!!

dario.vilas dijo...

Para mí ha sido un placer que me entrevistases, y creo que la revista en general está muy bien, es una pena que no haya más publicaciones de distribución gratuita como esta. Gran trabajo el que hacéis, enhorabuena. Estoy deseando tener un ejemplar entre las manos.

Arturo dijo...

Enhorabuena por la revista, Javier, y en particular por tus contribuciones. Y gracias por recuperarnos la estupenda entrevista completa con Blanca.

Saludos

Sergio G.Ros dijo...

Chapó, una entrevista maravillosa, mis felicitaciones a ambos, y sobre todo poder haber "descubierto" partes ocultas de Blanca que dan mucho sentido y evocación de por qué escribe. Da la sensación que tiene materia prima para escribir por dos vidas.
Un abrazo a ambos.
Sergio.

Javier Pellicer dijo...

-Darío: El placer ha sido mío. En tu caso había mucha "chicha" con la que crear una buena entrevista, con tantas cosas como llevas entre manos. A ver si te llegan pronto tus ejemplares (paciencia, yo tampoco los he recibido aún). Un saludo.
-Arturo:Gracias, Arturo. Postear la entrevista de Blanca, completa, era una cuenta pendiente, pues había respuestas que me negaba a que quedaran en el cajón, olvidadas. Un saludo.
-Sergio: La idea de adentrarme en temas ocultos sobre Blanca fue en realidad idea suya (nuestra amiga, que es una valiente). Realmente, y teniendo en cuenta que era mi segunda entrevista (tras la que realicé a Ivan Mourin para H-Horror), estoy muy orgulloso del trabajo. Me gusta tu comentario, Sergio. Las experiencias que ha acumulado Blanca dan para muuuchas novelas, sobre todo si la complementamos con su imaginación y su humildad. Otro abrazo para ti, amigo.

Juan Nadie dijo...

Hola Javier,
Muy interesante tu entrevista a Blanca, nos has ayudado a conocer un poco más a esta estupenda escritora que parece ser tambien una estupenda persona. Gracias a los dos.
Y enhorabuena por tu carrera literaria, que parece ir viento en popa. ¿Para cuándo tu primer best seller? :)
Un saludo

B. Miosi dijo...

Pero qué buena revista, Javier, este número está espléndido, hay para todo los gustos, y hablando de gusto, fue un gustazo leer la entrevista a Darío Vilas, y ver su caricatura, ¡genial!, mis felicitaciones a Pino, todo un artistazo. Recuerdo cuando empezó Darío con su página HHorror, cómo no, y veo que ha ampliado sus alcances a una serie de proyectos, todos muy buenos, es un promotor de talentos noveles, y es de aplaudir.

En lo que respecta a la entrevista que me hiciste, Javier, agradezco de corazón tus palabras tan bellas, eso de que soy maravillosa me ha emocionado, pues no es un cumplido muy frecuente, de veras, Javi, no sé si lo merezco.

Un saludos a todos los compañeros que se apersonen a tu blog!

Sigo con la Sombra de la luna, que está cada vez más interesante!

Besos!
Blanca

naty dijo...

Muy buena entrevista a Blanca Miosi. ¡Felicidades,Javier!. Qué sigas logrando muchos éxitos como escritor.
Muchos saludos.

Narración radiofónica de mi relato "Como hadas guerreras"