TIERRA DE BARDOS, CIERRA.
Pero yo no desaparezco. A partir de ahora podrás encontrarme en mi WEB OFICIAL DE AUTOR pinchando en la imagen inferior. Allí os ofreceré más artículos, noticias, reseñas y todo el contenido habitual en este blog.
¡Muchas gracias a todos por estos años juntos! Os espero en mi nuevo rincón:

A PARTIR DE AHORA PODRÁS ENCONTRARME EN MI WEB DE AUTOR

Alcander, de Luisa Fernández

Ya está aquí... Legados

jueves, 6 de diciembre de 2007

El Proyecto Prometeo


“Cuando Dios creó al Mundo, vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora?”
George Bernard Shaw.
***

En ocasiones el hombre ha tratado de emular a Dios, y es en cada uno de tales eventos cuanto ha puesto de manifiesto su casi infinita soberbia. Yo, Timothy Drextton, fui testigo y sobre todo partícipe de la representación más escabrosa de la arrogancia del ser humano. Seguro que usted que esto lee no ha olvidado el suceso más importante que vivió la humanidad- en realidad, sería más justo hablar de crisis-, hace no tanto: el recuerdo del Día del Juicio, en el que nuestra raza estuvo a un paso de la extinción total, permanecerá en la memoria colectiva del mundo durante infinidad de siglos.
Es justo y necesario que así sea.
Pero he aquí que cuanto llevó a ese fatídico momento permanece en las poco claras aguas de la fantasía popular. Muchos libros han sido escritos, muchos autores han asegurado que sabían la verdad, que incluso habían participado en los acontecimientos, que conocían a los personajes involucrados. Farsantes en su mayoría, desalmados en busca de fama y dinero, adulterando un acontecimiento que por su gravedad debiera conducir a la reflexión.
Es por todas esas falacias que me decido a ordenar mi memoria, y compartirla con el mundo, quince años después del día en que el mundo se vio al borde del fin. Porque ese es el tiempo que he precisado para digerir- en parte- cuanto ocurrió.
***
Mi llegada al Proyecto Prometeo se produjo cuando éste ya había superado la primera fase de discusión ética. Por entonces yo contaba con unos ingenuos y despreocupados treinta y cinco años, recién cumplidos. De hecho, el uniformado militar que requirió mis acreditados servicios de genetista me abordó a la salida de la Universidad de Columbia, donde daba mis clases. La oferta que me brindó resultó ser irrechazable: quintuplicar mi ya de por sí generoso sueldo de profesor e investigador privado, y pagar todos mis gastos e investigaciones durante un período mínimo de cinco años. Sin embargo, lo que realmente avivó mi curiosidad fueron las palabras textuales que aquí reproduzco de aquel joven soldado: “la posibilidad de participar en el proyecto más importante de la historia de la humanidad”. Palabras proféticas, bien lo sabe Dios.
Un viaje en un avión del ejército me llevó hasta el alma del desierto de Mojave, la base Edwards, a ochenta millas al norte de Los Angeles. Allí fue donde, al fin, conocí al máximo responsable del ultra secreto proyecto científico- de tal envergadura que el gobierno había dejado en manos del Ejército su supervisión-, el general Troy Duch, un hombre que encarnaba el ideal del soldado comprometido con su país, un tipo sereno pero amedrentador. Y fue al saber de boca del general en qué consistía con exactitud el proyecto cuando comprendí la ambición de los responsables ideológicos de la idea.
En palabras de Duch, la misión del proyecto era ni más ni menos que conseguir forzar el próximo salto evolutivo del hombre, la creación de un individuo que estuviera por encima de toda debilidad del humano actual, el homo superioris, como había sido bautizado. Compréndase la envergadura del proyecto: adelantarse a lo que la naturaleza conseguiría en millones de años mediante los conocimientos científicos que nuestro intelecto nos había brindado. Jamás en la historia de la humanidad se enfrentó ésta a una tarea tan colosal: cambiarse a sí mismo nada más y nada menos, con el fin de lograr enfrentar los problemas surgidos de su casi descontrolada progresión tecnológica, las enfermedades surgidas de la rápida degeneración ambiental, así como la no menos extraordinaria labor de preparar una serie de individuos capaces de conquistar los rigores de los ya no tan lejanos viajes al espacio.
Y es que la superpoblación de la Tierra- y todo cuanto derivaba de tal problema-, había despertado ya las alarmas, al fin, de los gobernantes del mundo. A los firmes pero ya casi inútiles esfuerzos por “sanar” los males ocasionados a nuestro planeta se unieron los actos preventivos; los astrónomos no cejaban de peinar día y noche el firmamento estrellado en busca de un nuevo hogar, pero la única posibilidad de colonización terráquea seguía estando en la vecina Luna y en el no tan lejano Marte, lugares que nunca dejarían de ser inhóspitos para nuestra raza. Por si fuera poco, el viaje al planeta rojo aún era, físicamente, una quimera para el hombre: un viaje demasiado exigente para unos cuerpos no aptos para, por ejemplo, la ausencia prolongada de gravedad. Sí, se precisaba una fortaleza que no se hallaba en nuestros genes.
Todavía.
Sin embargo, todos estos fines altruistas quedaban empañados por la verdadera razón del Proyecto, la misma que siempre ha movido a los grandes gobiernos: la superioridad ante otros. El homo superioris nacería americano, y por tanto serviría a América. En otras palabras, sería el arma de América, en todos los sentidos en que hiciese falta. También en el militar.
Pero estoy divagando. Nada de esto resultaría ser importante, a la postre. Cuando accedí a Prometeo, me vi absorbido por el tan apetecible empeño, acaso mi papel en el proyecto sería fundamental. Ahorraré al lector toda jerga científica así como cualquier cuestión técnica difícil de comprender para el individuo común, pero diré que la primera parte teórica del proyecto fue larga pero sobre todo tediosa. Se prolongó durante cinco largos años de noches en vela estudiando algoritmos y secuencias sin fin de nucleótidos, aminoácidos, cadenas proteínicas y cromosomas, realizando hasta el más nimio cálculo con los ordenadores más avanzados del mundo. Llegada la parte práctica, se manipuló el ADN más sano que se pudo conseguir- atletas de élite en su mayoría- hasta erradicar cualquier anomalía con técnicas que al lector, aún hoy en día, podrían parecerle pura ciencia ficción. Sin embargo, tampoco el proceso es importante, sólo el resultado.
El Espécimen-05 fue concebido artificialmente el 7 de agosto del 2015. Nadie supo en realidad porqué fue el único óvulo de las cincuenta probetas que logró ser fertilizado. Fue una rareza desde su origen, y como ya veremos lo sería durante toda su vida.
A partir de entonces, se buscó tratar el asunto a largo plazo, hasta que el individuo desarrollara los avances biológicos de su condición. El bebé fue confinado en un entorno aislado y perfectamente controlado, un ambiente ideal que dejara fuera todo tipo de tensiones, físicas y emocionales. Así, durante doce años, el sujeto vivió en una realidad bucólica, aislado sin saberlo en una región creada por el ejército especialmente. Irwick no aparecía en los mapas, pero tenía todo lo que podía esperarse de un pueblo común de la América profunda. Los vecinos eran todos, y sin excepción, agentes del gobierno adiestrados para actuar como simples vecinos; yo mismo participé en la pantomima, caracterizado como el médico de familia del niño. Todo estaba planeado, hasta el más nimio detalle, nada se dejó a la improvisación.
Qué ilusos fuimos.
***
Todo marchó bien durante más de una década, Michael- así se llamó al niño-, se desarrolló como cualquier chiquillo, no obstante sin manifestar jamás enfermedad alguna, ni tan siquiera un leve resfriado. Su fortaleza y resistencia física estaba siempre por encima de la de cualquier niño de su edad.
Pero entonces llegó a la adolescencia. Esperábamos algún tipo de cambio para ese momento, ocurre en las personas comunes, y creíamos que también en Michael acontecería, pero… nunca esperamos lo que pasó. ¿Cómo fuimos tan estúpidos? Introducimos un factor desconocido en nuestro mundo, un factor que creímos poder controlar. ¿Pero cómo se puede controlar lo que no se conoce, lo que no se entiende? ¿Cómo se puede controlar lo que está por encima de nuestra capacidad de comprensión?
Michael siempre había sido muy sagaz, tremendamente inteligente, de hecho se salía de los gráficos en ese aspecto- en la vida real habría sido un superdotado de nivel insuperable-. Pero al cumplir los doce años el salto cualitativo de su mente llegó a cotas insospechadas. El funcionamiento de su cerebro entró en una nueva dinámica, el niño comenzó a manifestar fenómenos… inexplicables, y por supuesto más allá de cualquiera de nuestras previsiones.
No fue menos tranquilizador el hecho de que no lo descubriéramos hasta que él deseó que lo hiciéramos. Yo fui el primero en saberlo. Durante todos esos años, entre Michael y yo se creó una especie de vínculo no buscado por mi parte. Sí, lo reconozco, me encariñé con ese chico, rompí las normas al hacerlo. Pero el caso fue que Michael me veía más próximo que sus propios padres, y yo, por mi parte, comencé a verlo como una persona, no como un experimento.
Una mañana llegó a mi consulta, serio, pero decidido a contarme lo que ya era su secreto. Fue increíble, simplemente extendió la mano sobre mi ordenador de bolsillo, cerró los ojos… y lo hizo. El aparato comenzó a dar vueltas sobre sí mismo, como una peonza, pero sin que nada interactuara, al menos nada visible.
Y entonces el objeto levitó.
Puedo imaginar cual debió ser mi expresión: ojos desencajados, piel pálida, labios entreabiertos en una mueca de total desconcierto…
Aquel chico podía manipular la materia… la misma realidad.
-Dios…- balbuceé- ¿Cómo…?
-Simplemente me concentro, y lo hago- respondió lacónicamente Michael-. Doctor, creo que ha llegado la hora de decirme la verdad… ¿no cree?
-¿La verdad?- pregunté yo, nervioso- ¿A qué te refieres?
-No más engaños. El tono de su voz delata sus emociones. Soy especial, siempre lo he sido, aunque no sé el por qué. Pero sí sé que todo es muy extraño alrededor, hace algún tiempo que vengo advirtiéndolo. La gente del pueblo me trata muy bien... demasiado quizás. Y algunas cosas me han dado qué pensar… ¿por qué nunca se ve a ningún forastero? ¿Y por qué yo jamás he salido del pueblo? ¿Por qué en la televisión sólo ponen dibujos animados y películas culturales? ¿Qué hay en realidad más allá de Irwick?
En Dirección de Proyecto habíamos esperado la curiosidad del sujeto. Pero siempre creímos que lograríamos contenerla, calmarla. Sin embargo, ahí estaba Michael, esgrimiendo unas habilidades como poco sobrenaturales, y un razonamiento imposible para un niño de su edad.
-Quiero ver el mundo, doctor. Quiero dejar de ser un esclavo.
En ese momento tomé conciencia por primera vez de la locura que habíamos cometido.
***
Las opciones que nos dejó Michael fueron pocas. Se decidió que, por el bien de su salud mental, debía conocer el mundo en el que vivía, pero no se le revelaron los pormenores de Prometeo. Se fraguó la mentira de que él era el hijo de un genetista que experimentó consigo mismo sus teorías, traspasándole un ADN mejorado. Se le dijo asimismo que ambos, padre y madre, habían muerto al poco de nacer él, y que el Gobierno había conseguido su tutela, en aras de que su especial condición significara en un futuro una posible cura para multitud de enfermedades del hombre. En parte, no le mentimos, pero sólo en parte.
Se preparó una excursión a Nueva York, con la esperanza de que la exuberancia de la ciudad calmara todas sus ansias de conocer mundo. Yo lo acompañé, yo y una miríada de agentes secretos, camuflados como paisanos. Durante el vuelo y su estancia en Manhattan no estuvimos rodeados jamás por menos de quince agentes, aunque en ocasiones ni yo mismo podía distinguir quienes eran.
Yo no, pero Michael sí. Su percepción era increíble, lo intuía todo con sólo un vistazo y una ligerísima reflexión; y luego absorbía el conocimiento, y actuaba acorde con lo recién adquirido. Increíblemente, raras veces demostraba sus emociones al respecto- sus ojos eran dos pozos de soledad-, pero al llegar a la Gran Manzana su rostro se llenó de admiración al contemplar la grandeza de la ciudad: la inmensidad de las avenidas, la mastodóntica silueta de los rascacielos, las luces de Broadway… Quiso visitarlo todo, hasta el último rincón, pero por motivos de seguridad se evitó las zonas más deprimidas de Nueva York. Se le dejó ver sólo lo aceptable, la cara amable de la ciudad.
Pero Michael no tenía suficiente, y decidió hacer turismo en solitario. Se escapó nadie sabe cómo del hotel Carlyle, en Madison Avenue; la dirección del proyecto había alquilado todo el edificio, para evitar interferencias ajenas al programa y controlar a Michael, pero nada de eso bastó. Luego se descubriría que había utilizado sus habilidades paranormales para desbloquear la ventana y bajar al callejón trasero… ¡levitando!
Aquello comenzaba a escapársenos de las manos.
El equipo de seguridad se desplegó por toda la ciudad, pero fui yo quien lo encontró, en un callejón oscuro no muy lejos del hotel. Estaba de pié, pero con la cabeza hundida, el puño crispado. Frente a él tenía un grupo de vagabundos, apiñados en cajas de cartón, envueltos en periódicos, y vestidos con harapos, la mayoría de ellos borrachos. Y comprendí qué pasaba por la mente de Michael.
-¿Por qué esta gente sufre?- dijo él- ¿Por qué no tienen un hogar en el que refugiarse del frío?
No supe qué contestar. Había tanto que él no sabía, tanto que se le había ocultado para no afectar su aséptico crecimiento.
-¿Por qué nadie me habló de cómo era el mundo en realidad?
Y entonces me miró, directamente. Y ante aquellos ojos, tuve miedo, pues no supe identificar qué vi en ellos. Aún hoy en día no lo sé. Sea como fuera, había resentimiento en su voz.
Sólo se precisaba un detonante.
-Era complicado, Michael…
Llegaron entonces los agentes, pistola en mano. Obviamente, no para amenazar a Michael, pero él chico estaba tan ofuscado que no lo vio así.
-Esas armas…- el rostro se le deformó en un rictus enojado- Antes he visto cómo un hombre amenazaba a otro con una de esas armas. ¿Por qué se permite que esas cosas existan?
Levantó una mano, y todas las pistolas de los agentes volaron de sus manos, movidas sólo por la voluntad de Michael. Y allí mismo, mediante su pensamiento, las desmontó pieza a pieza.
-¡Ya basta de violencia y muerte!- gritó el muchacho, y tan enfurecido estaba que ese extraño poder suyo estalló, lanzándonos a todos de espaldas.
Me vi levantado del suelo como una simple muñeca de trapo, volé hacia atrás no pocos metros. El golpe fue duro, pero me rehice pronto, ante la evidencia del peligro que representaba Michael.
Y cuando volví a posar mis ojos sobre él, quedé traspuesto por el asombro. ¡Dios Santo, si es que aquel ya no era Michael! No era ya un muchacho, en un parpadeo su cuerpo se había desarrollado desde una primeriza adolescencia hasta una madura juventud. Y su cabeza parecía más grande de lo que era común para un hombre, ligeramente desproporcionada con el resto del cuerpo. Pero fueron sus ojos… nunca podré describir lo que vi en sus ojos… eran insondables, pero al tiempo había en ellos un poder que ninguna palabra podía hacer justicia.
¿Qué habíamos creado?
Ese nuevo Michael me miró, largo y tendido. Y lo sentí en mi mente, adentrarse en ella. Traté de evitarlo, quise escudar mis pensamientos, pero fue inútil. Como quien abre una lata de sardinas, Michael “abrió” mi cabeza y leyó cuanto en ella había.
Y así, lo supo todo sobre Prometeo. Todo. Y su mirada, ahora que tenía conocimiento de cada detalle, se preñó de un sentimiento que jamás había contemplado en Michael.
Odio.
Allí mismo hubiera podido matarme, le hubiera resultado tan sencillo como chasquear los dedos, más incluso. Sólo tenía que pensarlo.
En lugar de ello se elevó en el aire, lentamente al principio, y luego con velocidades superiores a la velocidad del sonido. Pero antes del estallido sónico, le escuché en mi mente. Jamás olvidaré aquellas palabras.
PREPARAOS PARA SER JUZGADOS.
***
Obviamente, se convocó un gabinete de crisis de inmediato en la misma Casa Blanca, al que asistieron el Presidente y sus consejeros, el Vicepresidente, además de toda la plana mayor del Proyecto, el general Duch y los máximos responsables, entre los que yo mismo me encontraba. Me resultó grotesco advertir el tema de la discusión, pues delataba bien a las claras que ninguno de los allí presentes, ni siquiera Duch, comprendían el alcance la situación.
-Me parece que la solución es obvia. Debemos localizar al sujeto y traerlo de vuelta- comentó el Vicepresidente McCahan-. Sólo es un hombre, manden a sus mejores agentes.
-Con todos los respetos, señor Vicepresidente, mis mejores hombres eran aquellos de quien tan fácilmente escapó- respondió Duch-. Pero no se preocupe, tenemos todos nuestros efectivos en movimiento. Lo localizaremos y lo neutralizaremos. Pero ahora nuestra mayor preocupación es que el secreto no se difunda.
Me reí, por supuesto con acritud. La carcajada me convirtió en el centro de atención, aunque no fui mirado con muy buenos ojos.
-¿Qué le hace tanta gracia, profesor Drextton?- preguntó el Presidente Graysson, claramente serio.
-En realidad, nada. En realidad estoy aterrado, como deberían estarlo ustedes- dije-. Señor Presidente… ¿de verdad cree que está ante un problema común? ¿No advierte a lo que se enfrenta el mundo?
-Para eso les tengo a ustedes, para que me informen- dijo.
-Señor, este problema supera todas las escalas de peligro. El Espécimen-05… no, perdón, Michael está descontrolado. Sabe que lo hemos manipulado desde siempre, sabe para qué fue creado, y además ha visto la miseria de que es capaz el hombre. Lo escuché en mi mente, me lo dijo: Prepárense para ser juzgados. Señor, si hay un día del Juicio Final, es sin duda éste.
-¿Qué sandeces son esas, Drextton?- gritó el General- Sólo es un hombre, que pueda mover objetos con la mente no le convierte en una amenaza que no podamos controlar…
-Siguen sin entenderlo. Michael ya no es humano, al menos no como nosotros lo entendemos. Ha excedido todos los pasos evolutivos. Es, ciertamente, el futuro del hombre, pero un futuro más allá de cualquiera que pueda tildarse de racional. Y su inteligencia, agudez mental y esa… telequinesia, todo eso es el resultado de una capacidad cerebral hiper-desarrollada, sólo la antesala de algo mucho mayor, algo inconcebible. Entiéndalo, señor Presidente. Michael es capaz de interactuar con la materia, es posible incluso que ya sea capaz de doblegar la misma realidad física. En todos los sentidos, es un dios.
-Santo…- Dios, iba a decir el Presidente, pero la analogía no le pareció correcta- Y todo esto… ¿qué representa en realidad para la población?
-Señor, Michael cree que la humanidad está corrompida, lo vi en su mente cuando se comunicó conmigo telepáticamente- dije yo-. En estos momentos está recorriendo el mundo, quizás sólo con su mente, y valorando… juzgando si lo prefieren, la especie humana. Si su veredicto definitivo es el de que somos culpables… no dudará en actuar, pues me temo que la moralidad no afecta ya su conciencia. En pocas palabras, extinguirá a toda la raza humana.
Acabada la frase, sí vi auténtico terror en los ojos de los presentes. La convicción de mi voz había sido tal que nadie dudó de mis palabras.
El sonido estridente del móvil del General rompió el mutismo. Entre temblores, Duch contestó. Cuando colgó, su faz estaba aún más blanca.
-S-señor Presidente…- la voz casi no le salió- el s-sujeto… los satélites de vigilancia lo han encontrado…
Esta vez, todos comprendieron.
-V-viene hacia Washington…
***
A partir de entonces, todo sucedió muy deprisa. Se trató de poner a salvo al Presidente encerrándolo en el búnker acorazado de los sótanos de la Casa Blanca, y se movilizó al Ejército. Una ingente cantidad de tropas se acumuló entonces en los jardines del edificio presidencial y en los alrededores. Sonaron las alarmas en toda la ciudad, se conminó a la gente a quedarse en sus casas. El temor, el pánico, se extendió por toda la capital.
Una vez más, sólo yo era consciente de la futilidad de tantos esfuerzos. Siendo así, ni siquiera me escondí con los mandamases, como se me ofreció.
No hubo tiempo para mucho más. El ser que no mucho antes había sido Michael apareció en el cielo, y descendió como un ángel vengador sobre la capital del país. Yo estaba allí, en los jardines, lo vi pronto a través de unos prismáticos, y ya no encontré rasgo alguno de humanidad en sus ojos, y apenas en su aspecto.
Cómo describirlo… me faltan las palabras. Su cuerpo era el de un hombre adulto, pero no contenía defecto alguno en lo físico: era el hombre universal de Da Vinci, proporcionado hasta la perfección. Sólo su cabeza parecía escapar de tal armonía, a no ser que fuera nuestro sentido de la perfección, el de los hombres comunes, el que fuera errado. Su cráneo aparecía ahora enormemente abultado, como si contuviera una masa encefálica desarrollada más allá de lo lógico. No tenía pelo, lo había perdido en aquella fulgurante evolución, así como los meñiques de sus manos.
Los cañones antiaéreos apuntaron, pero no llegaron a disparar, pues a Michael le bastó un simple pensamiento para que las enormes masas de acero se licuaran sobre sí mismas. Los helicópteros de combate que trataron de acercarse a él sencillamente quedaron congelados en el aire, como si el tiempo se hubiese detenido para ellos.
Michael se estabilizó a muy pocos metros del suelo, ya a vista desnuda. Me miró, a mí, directamente, pero sus palabras subsiguientes fueron una sentencia que resonó en las mentes de cada ser humano del planeta. A través de su poder, todo hombre, mujer y niño, no importara donde se hallara, fue testigo directo de aquel momento.
El Día del Juicio del Hombre. El fallo sería dictado por un dios.
Un parpadeo para nosotros, un simple pensamiento para Michael, y la Casa Blanca voló por los aires, el edificio completo se desmenuzó como si fuera absorbido por un terrible ciclón invisible. La demostración de poder me convulsionó, aquel ser era capaz de hacer lo imposible; las leyes de la física, las reglas de la naturaleza, no eran nada para él. El búnker en el que se hallaba parapetado el Presidente de los Estados Unidos quedó al descubierto, y Michael lo abrió con facilidad. El máximo representante del país, aterrado como cualquiera de nosotros, fue llevado a presencia del omnipotente ser que iba a juzgar al hombre.
Y así, Michael habló.
HE VISTO VUESTRO MUNDO, MORTALES, Y LO HE ENCONTRADO CULPABLE. HE VISTO INCONTABLES MUESTRAS DE CRUELDAD: GUERRAS, ENGAÑOS, ASESINATOS, MALTRATOS Y VIOLACIONES… HORROR POR DONDE HE OBSERVADO. LA BALANZA SE HA INCLINADO, DEFINITIVAMENTE, HACIA VUESTRA ERRADICACIÓN.
No sé de donde saqué las fuerzas para hablar, pero el caso es que lo hice. Grité con mi voz, le grité a aquella divinidad que a punto estaba de aniquilarnos. Busqué lo imposible, hallar un rastro de aquel niño que una vez fue, aquel del que llegué a encariñarme.
-¡Michael, no!
Entre millones y millones de seres conectados, él centró toda su atención en mí. Me sentí abrumado, tanto que creí desfallecer, pero con todo logré resistir, y volví a dirigirme a él.
-No lo hagas, Michael. Es un error.
LA DECISIÓN ESTÁ TOMADA. Y JUSTO ES QUE VUESTRA DESTRUCCIÓN SEA PROVOCADA POR VUESTRAS PROPIAS ARMAS MORTALES.
Lo sentí, todo el mundo lo sintió. Una oleada de poder surgió de Michael. Al instante supimos a través de él cómo llegaría nuestra destrucción. En distintos puntos del planeta, cientos de misiles nucleares habían sido activados; sus motores habían sido encendidos a distancia por la mente de Michael, y ya volaban hacia el cielo, desde donde caerían repartiendo muerte. Una extinción global, que irónicamente llegaría gracias a nuestro tan cacareado progreso tecnológico.
-¡Dios, Michael, no!- grité, desesperado- ¡Puedes detenerlo! ¡Tienes que detenerlo!
El ser me miró.
¿USTED, DOCTOR, MENTANDO A DIOS? PUES BIEN, QUIZÁS LO HAYA ENCONTRADO. ¿POR QUÉ HABRÍA DE DETENER TODO ESTO? NO VEO MOTIVOS EN EL HOMBRE PARA LA ESPERANZA. NO HAY POSIBILIDAD PARA EL CAMBIO.
Los misiles seguían su curso, habían alcanzado su cenit, en un par de minutos tocarían el suelo.
-¡No lo ves, Michael!- me aferré a mi último argumento, en un vano intento de llegar hasta aquel ser- ¡Con toda tu inteligencia no lo ves! ¡Sí podemos cambiar! ¡Tú mejor que nadie deberías saberlo!
¿YO? ¿POR QUÉ YO?
-¡Por que tú eres la culminación del ser humano! ¡Tú eres nuestro futuro!
Los enormes ojos de Michael se abrieron entonces. Por lo visto, ni siquiera los dioses estaban libres de errar, al menos durante sus primeros pasos. Porque, aunque con el naciente poder de la omnipotencia, su alma permanecía aún anclada en el filo de la mortalidad. Por el momento.
Y NO PUEDE HABER FUTURO SI DESTRUYO AL HOMBRE
-Así es, Michael. Cierto, hay maldad en el mundo, pero la venceremos, ahora lo sé, al verte a ti. Y esa victoria será la que nos permitirá, con el tiempo, llegar a ser como tú. Es nuestro destino. No nos lo arrebates.
Se escuchó entonces un estruendo en el cielo, y se vio un destello y una humareda, la estela de un cometa portador de muerte. Uno de los misiles, probablemente llegado desde Rusia, así como los nuestros estarían a punto de impactar con Rusia, se disponía a hacer impacto.
El fin.
Sinceramente, lo creí todo perdido. Bajé la cabeza, cerré los ojos, a la espera de lo inevitable. Pero no sucedió nada. Pasaron los segundos y seguía sintiéndome vivo. Volví a mirar, y comprobé no sin cierto espanto que el mundo entero había detenido su invariable girar. Todo estaba paralizado, la gente inmóvil, el tiempo se había detenido, también para los fatídicos misiles. Sólo yo podía moverme.
Y Michael.
Hizo un gesto, y sin más, las bombas nucleares en todo el mundo se convirtieron en polvo inofensivo. Como si nada, como el niño que sopla las velas y pide un deseo, sólo que en esta ocasión el deseo se cumplió.
Michael tomó suelo justo frente a mí, y yo, de nuevo, pero más intensamente, me sentí abrumado… no, no es la palabra adecuada… me sentí insignificante, irrelevante, no era nada ante la inmensidad de aquel ser.
Y sin embargo, yo lo había detenido.
TUS PALABRAS… NO CARECEN DE SENTIDO… ¿PERO ACASO PUEDO DEJAR QUE TANTOS MUERAN? ¿PUEDO DEJAR QUE LA CRUELDAD CAMPE A SUS ANCHAS POR ESTE MUNDO QUE UN DÍA FUE MÍO?
-Has…- tragué saliva, en busca de un valor que no sentía- has visto nuestras mentes, Michael… p-pero no nuestros corazones. Obsérvalos si tienes el poder de hacerlo, y comprueba que junto a la maldad hay también buenos sentimientos.
Michael, de nuevo, rumió; en apenas un segundo, tal vez menos, su mente casi perfecta razonó lo que ni generaciones de pensadores humanos podrían. Y entonces lo hizo. Yo mismo lo sentí, quedé conectado durante un instante eterno a una vasta red de almas, mi propio espíritu se fundió con todas y cada una de las esencias del planeta.
Y Michael nos sondeó entonces; y atisbé su inconmensurable poder, la gloria del futuro humano, la promesa de la perfección… un glorioso destino.
Pero más importante, mucho más, fue que el propio Michael se adentró en nuestros corazones; sintió nuestras alegrías, nuestros miedos y penas, la maldad de muchos… pero también la bondad, y el potencial para llegar a ser como él.
AHORA LO VEO. A PESAR DE TODA MI INTELIGENCIA, A PESAR DE TODA MI MANIFIESTA SUPERIORIDAD, HE ESTADO CIEGO. ME DEJÉ LLEVAR POR EL ODIO QUE VI EN ESTA SOCIEDAD, PERO OBVIÉ LA ESPERANZA QUE ANIDA EN VOSOTROS. PERO YA NO MÁS. CON LA COMPRENSIÓN DE ESTA VERDAD, LLEGA PARA VOSOTROS EL PERDÓN A TANTAS MALDADES. VIVIRÉIS, PARA PODER SER ALGÚN DÍA COMO YO.
No había falsedad en tal afirmación, lo supe, pues era el alma de Michael quien hablaba; además, aquel ser, en toda su existencia, no había anidado mentira propia.
La Tierra, la especie humana, estaba a salvo.
-Y… tú… ¿qué harás tú?- me atreví a plantear.
AUNQUE NO LO CREAS, HE PENSADO MUCHO EN ESO, DURANTE LO QUE PARA TI SON SEGUNDOS, PERO PARA MÍ SON MUCHO MÁS. CON CADA DESCARGA DE ENERGÍA, MI EVOLUCIÓN AVANZA. NI SIQUIERA YO SÉ HASTA DONDE ME LLEVARÁ, SIN EMBARGO ADVIERTO CON CERTEZA QUE YA NO HAY LUGAR PARA MÍ EN ESTE MUNDO. TARDE O TEMPRANO, VUESTRA LÓGICA IMPERFECCIÓN VOLVERÍA A AFECTARME.
Lo miré, de nuevo asombrado y aterrado a la par. Era cierto, su aspecto volvía a cambiar, su propia materia parecía ahora titilar, como un pulsar de energía. Volví a atisbar el futuro del hombre, ese era nuestro destino. Algún día, dentro de millones de años, si sobrevivíamos a nuestra propia mezquindad, seríamos como él: Mente, sólo energía mental.
ASÍ PUES, DEJARÉ ESTE MUNDO, MARCHARÉ A LAS ESTRELLAS, RECORRERÉ EL UNIVERSO BUSCANDO LA GRANDEZA TOTAL A LA QUE CADA VEZ ME ACERCO MÁS. PERO SABED QUE NO OLVIDARÉ MIS ORÍGENES, NO OLVIDARÉ ESTA BOLA DE FANGO DONDE UNA VEZ NACÍ.
Lentamente, convertido ya por entero en una criatura de energía, el ente que una vez fue Michael, el ser que surgió de nuestro intelecto, se elevó hacia los cielos. El mundo volvió a girar como siempre, y nadie, excepto yo, comprendió cómo se había salvado el mundo.
Y cuando ya había perdido de vista a Michael, una luz estalló en los cielos, como una supernova inofensiva en las capas altas de la atmósfera, un amanecer glorioso, la promesa de la perfección.
Michael había alcanzado un nuevo estado, y yo me pregunté si en verdad había contemplado el verdadero nacimiento de Dios.
***
Así ocurrió, esa es la verdad del momento más importante en la historia de la humanidad, y no otras falsedades que he escuchado. Habrá quien preguntará qué fue de Michael, una cuestión a la que no tengo respuesta. Marchó del mundo, sin duda, pero su destino escapa a cualquier entendimiento, pues acaso Él está ya fuera del orden natural de las cosas, por encima de cualquier concepto racional. Pero nos dejó un mensaje, a todos y cada uno de los habitantes del planeta, un mensaje que no debe ser olvidado.
OS ESTARÉ VIGILANDO.




© 2007 Javier Pellicer MoscardóRelato inscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual como parte de la obra “A diez pies del suelo Relatos de lo mundano y lo fantástico”

5 comentarios:

Lyra dijo...

Creo que no tengo todavía una expresión suficiente para explicarme así que: GUAU.

Sólo una pequeña opinión: en realidad Michael nos habría matado a todos porque la racionalidad de su inteligencia le impediría entender los sentimientos humanos... Problema colateral de la inteligencia.

Me reafirmo: GUAU.

Javier Pellicer dijo...

bueno, lo bueno de estos relatos es que derivan en interesantes dicusiones filosoficas. ten en cuenta que Michael, al cabo, fue humano, y aun recordaba los sentimientos. es algo parecido a Dave Bowman en 2001 una odisea espacial.

4nigami dijo...

Sin palabras.

Para variar magnífico.
Estube literalmente pegada a la pantalla del pc para leer más rápido y saber cuanto antes el final...

Me ha encantado ^^

Besos!

Alu dijo...

Es impresionante la historia!!Me ha encantado! Me acordé de "Breathless", la canción de The Corrs al principio del relato cuando mencionaste el Mojave.

Fue muy interesante el desarrollo de Michael durante todo el relato y su decisión final. Sobre todo me impresionó cómo se ve el mundo a los ojos de Michael.

P.D:Vengo del blog de Lyra.

Supongo que me pasaré por aquí más veces.

Un saludo.

Azura dijo...

No tengo tiempo para leer, pero con medio párrafo me ha empezado a gotear el colmillo. Volveré con palomitas y la dedicación que merece.

Un saludo!

Narración radiofónica de mi relato "Como hadas guerreras"